Las propuestas de relleno necesitan un examen más detenido

Opinión

La larga y polémica saga del propuesto edificio de apartamentos de 420 unidades en 2424 Garden of the Gods Road parecía terminar en agosto. 24 con la decisión 5-4 del Concejo Municipal de Colorado Springs revirtiendo su aprobación previa de recalificar la propiedad para uso residencial.

Muchos residentes de los vecindarios circundantes se opusieron al proyecto, citando impactos adversos en la evacuación por incendios forestales, el tráfico, el Parque del Jardín de los Dioses y las ovejas cimarrón. Al presentar al consejo una petición firmada por más de 7,000 residentes de Springs, los opositores trataron de presentar un caso claro y convincente contra la rezonificación.

Prevalecieron. Pero esta no será la última vez que el consejo de la ciudad y los residentes se metan cabeza con respecto al desarrollo de relleno. Y este proyecto es emblemático de la desconexión entre el plan maestro de la ciudad, PlanCOS, y lo que los barrios realmente necesitan. ¿El plan solo admite relleno por el bien de relleno? ¿Y la planificación de emergencias no debería ser parte de una conversación mayor cuando estamos aumentando la densidad?

A medida que Colorado Springs ha crecido y cambiado durante su historia, los desarrolladores y los residentes del vecindario a menudo se han enfrentado. La comunidad del General Palmer prohibió la mayoría de los usos industriales y la venta o fabricación de bebidas alcohólicas. Saloons, cervecerías, fábricas de ladrillos y fabricantes de vidrio surgieron en Colorado City, un municipio duro de clase trabajadora. En la década de 1960, a medida que la remodelación amenazaba el histórico barrio de North End, los residentes se unieron y lucharon con éxito contra las propuestas de desarrollo comercial y de alta densidad. Más recientemente, las asociaciones de vecinos en Broadmoor Bluffs se opusieron ferozmente a un complejo de viviendas asequibles de 60 unidades que el ayuntamiento finalmente aprobó.

Pero con 2424 Garden of the Gods, el ayuntamiento adoptó un enfoque más mesurado, pareciendo equilibrar las consideraciones de respuesta de emergencia contra el atractivo del desarrollo de relleno.

«El relleno también es importante para la salud económica y fiscal de la ciudad.”

El relleno es importante para la salud económica y fiscal de la ciudad. Al aprovechar la infraestructura en el lugar, las viviendas de alta densidad como la propuesta en Garden of the Gods Road no requieren nuevas carreteras, nuevos parques, nuevas estructuras de drenaje importantes o nuevas estaciones de policía/bomberos.

Sin embargo, la ciudad tiene una historia de aprobar el desarrollo sin tener en cuenta los impactos a largo plazo en los barrios en su conjunto. Esto es particularmente cierto cuando se trata de la respuesta de emergencia en la interfaz urbana de tierras silvestres. El cuello de botella que se formó durante la evacuación del cañón Waldo estaba a tiro de piedra del sitio de apartamentos propuesto en 2424 Garden of the Gods. Teniendo en cuenta nuestra historia de incendios forestales, ahora sería el momento de exigir que las propuestas de desarrollo incorporen estrategias de gestión de emergencias, antes de que se presenten ante el consejo.

Y este tipo de pensamiento estratégico no debería limitarse a WUI o a la planificación de emergencias. Muchos apoyan el desarrollo de relleno reflexivo, especialmente dentro del núcleo de la ciudad. En la última década, los consejos realmente han mostrado una mano hábil con los desarrollos de relleno allí, creando un centro más vibrante y atractivo.

Nos hemos convertido en una ciudad amigable para los negocios, alentadora para el crecimiento y cada vez más joven. ¿Continuará el auge del relleno? Es difícil imaginar que no lo hará, y, como dijimos, probablemente habrá enfrentamientos similares en el futuro. Muchos pueden implicar la destrucción de estructuras existentes y la construcción de nuevo (hay un montón de evidencia histórica para esto), particularmente si el suministro de tierra de relleno vacante sigue disminuyendo. Desarrolladores, abogados, vecinos, activistas, constructores, propietarios, inquilinos y contribuyentes apretados deben tener un asiento en la mesa.

En nuestra desordenada e imperfecta democracia municipal, todos deben tener una voz, nadie debe viajar gratis y los concejales tendrán que tomar decisiones difíciles. Pero respaldar esas decisiones con estrategias bien razonadas y con una imagen deliberada de lo que debería ser la ciudad reducirá los conflictos inevitables y creará una comunidad que sea segura y funcione para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *